martes, diciembre 05, 2006

Liberalidad

Planteemos diversas cuestiones a liberales consecuentes:

-¿Es más intervencionista regular los escaparates comerciales que la potestad de dejar fumar?

-¿Es más ecuánime favorecer la variedad de opciones que restringirla?

-¿Es más absurdo aplicar la ley de Lenguas que la de Banderas?


-¿Es más justo
hacer depender los derechos del territorio que de la voluntad?

-¿Es más apropiado
sancionar la publicidad contra la Educación que contra la Salud públicas?

-¿Es más conveniente
limitar unos poderes que otros?

2 comentarios:

El observador -ocioso- del ocioso observador dijo...

Hace unos cuantos post Berlín S. hablaba (en los comentarios)sobre el agujero negro del nacionalismo: su pasada e inexistente arcadia feliz.
El nacionalismo fabrica una realidad, por lo tanto, por definición erra.
Y el liberalismo? Donde reside su falla?
Se acerca tanto a la realidad, tan cerca está que pierde la realidad de vista. Porque todas las decisiones marcan, retratan, desgastan, y te convierten de una vez por todas en algo real. Hasta entonces, blablabla.

Por cierto, felicidades por tu blog y por tu fina inteligencia, tu brevedad es terrorífica.

Me parece que la propaganda y tú de momento sois incompatibles, que suerte para todos!!!!

¿Se puede crear un mundo justo desde uno injusto sin injusticias?

¿La excepación hace la regla?

¿El liberalismo en contacto con la realidad se pulveriza?

Recaredo dijo...

Yo añadiría otra pregunta: ¿Se puede ser liberal y además compasivo?
http://recaredoblog.blogspot.com